“Un huésped es un regalo de Dios”. Hospitalidad en Uzbekistán

“El huésped es agradable de espaldas” (proverbio español)

“No hagas la puerta más grande que la casa” (proverbio inglés)

“Las visitas y la pesca a los tres días apestan” (proverbio italiano)

“El huésped entra por la puerta y su pan entra por la ranura”, “El huésped es el adorno de la casa” (proverbios uzbecos)

Un huésped es un regalo de Dios

En Uzbekistán los huéspedes no vienen de repente. Antes que ellos vienen las supersticiones. Hay diferentes supersticiones que predicen la llegada de visitas: si alguien muerde un segundo trozo de pan sin acabar de comer el primero llegará una visita. Un cuchillo que cae sobre una mesa indica que está llegando un hombre, y si es una cuchara, una mujer. Cuando se derrama té o café caliente se dice que alguien está llegando muy deprisa.  La superstición más curiosa es la mía: cuando en mi casa aparece una mosca negra y grande digo ¨¡Oh, llega un huésped!¨ y en seguida cojo un matamoscas y persigo a la mosca para enviarla a un mundo mejor. ¿Por qué hago eso? ¿Odio a los huéspedes? ¡No! Odio a las moscas.

En mi país hacer o recibir una visita es una ceremonia que tiene una serie de reglas. Cuando queremos visitar a alguien obligatoriamente compramos cuatro panes. Siempre elegimos el pan llamado tandir non, preparado en un horno de barro, o el patir, pan amasado con mantequilla. También llevamos algunos pasteles y frutas de temporada.

Pan en Samarcanda

Horno de pan en Samarcanda

En cada casa uzbeca hay una habitación para huéspedes. La mesa siempre está preparada para recibir visitas, los cubiertos dispuestos para servir a los invitados…

Quien entra en una casa uzbeca se sienta en el lugar más honorable. Le sirven la tetera y sus tazas de color oscuro adornadas con algodón, ofreciendo el té al gusto del invitado. Mientras él toma el té el anfitrión pone sobre la mesa el pan, los pasteles, todo lo que tiene, y por supuesto los dulces que ha llevado el invitado.

Un proverbio uzbeco dice que el invitado viene por su propia voluntad, pero se va cuando lo permite el anfitrión. Entonces al invitado solamente le queda disfrutar de la hospitalidad de su anfitrión.

Cada vez que a una casa llega algún invitado preparamos el rey de las comidas, el plov, delicioso guiso de arroz con carne, garbanzos y verduras. Esta comida es tan apreciada que otro proverbio uzbeco afirma: “El buen invitado llega cuando se prepara el plov“.

osh

Un plato de plov

Después de comer plov se ofrecen frutas u hortalizas de temporada. Sólo ahora el anfitrión puede permitir irse al invitado, pero ¡no con las manos vacías! El anfitrión no puede dejar que el invitado no lleve a su familia algunos dulces…

La puerta de cada casa uzbeca está abierta a los huéspedes en cualquier momento. Los anfitriones los reciben con una sonrisa luciente porque se dice que en casa donde hay huéspedes hay abundancia.

 Autora: Hilola Ruziyeva

Anuncios

La sandía de oro (cuento popular uzbeco)

Es imposible imaginar alguna cultura o alguna nación sin folklore, sin cuentos y leyendas. Desde hace muchos siglos la humanidad idea leyendas, fábulas y cuentos; y expresa sus deseos, sus sueños y sus emociones.

Por ser una nación muy antigua, el folklore uzbeco es rico en cuentos. La temática de los cuentos nacionales uzbecos es muy variada. Hay cuentos sobre animales, cuentos maravillosos y cuentos costumbristas. En estos cuentos están reflejados los mejores rasgos de la gente uzbeca: su sabiduría y valentía, laboriosidad y humanidad, bondad y justicia. No existe nadie en Uzbekistán que no haya oído alguna vez de niño, antes de dormir, cuentos como Zumrad y Qimmat, Susambil, o Tahir y Zujra entre otros.

El cuento La sandía de oro es también de los más populares. ¡Buena lectura!

______

LA SANDÍA DE ORO

Érase una vez un pobre que tan sólo tenía un pedazo de tierra, donde trabajaba día y noche.

Vino la primavera. Un día, cuando el pobre empezaba a labrar la tierra, vio de repente en el cielo una cigüeña volando. Justo cuando pasaba por encima de su cabeza la cigüeña cayó en picado contra el suelo.

El hombre se acercó y vio que la cigüeña tenía un ala rota. Se la llevó a su casa y comenzó a curarla. Durante mucho tiempo estuvo cuidándola hasta que un día el pájaro se recuperó y se marchó volando.

Pasó el tiempo y un día que se disponía el pobre a sembrar la tierra vio que sobre su cabeza volvía a volar la misma cigüeña, la cual le tiró tres semillas de sandía desde el cielo. El pobre las plantó en su pequeña huerta.

Después de unos días las semillas germinaron. El pobre trabajaba sin escatimar fuerzas. Escardaba, aporcaba y regaba las plantas con diligencia. Las sandías maduraron y llegó el tiempo el recoger la cosecha.

El hombre cogió las tres sandías más grandes. Eran tan enormes que a duras penas se las pudo llevar a su casa. Una vez allí invitó a toda su familia y amigos. Quiso cortar una sandía pero no pudo atravesar la cáscara. Con la segunda y la tercera ocurrió lo mismo.

Por fin el pobre golpeó con gran fuerza y la sandía se abrió. Nadie podía creer lo que veían sus ojos. En vez de pulpa roja dentro de la sandía había monedas de oro. En las otras dos sandías también había oro. Lleno de alegría el pobre repartió todas las monedas a sus invitados. Todos abandonaron la casa del campesino muy contentos.

"Otoño carmesí", obra del artista uzbeco O'rol Tansiqboyev

“Otoño carmesí”, obra del artista uzbeco O’rol Tansiqboyev

De cada tallo de sandía crecieron diez sandías. El hombre pobre recolectó todas las sandías y empezó a vivir en la abundancia.

Vivía vecino al pobre un ricachón. Un día se acercó hasta la casa del pobre y le preguntó:

– “Vecino, ¿cómo es que te has enriquecido tanto?”

El pobre le contó todo lo que había ocurrido.

– “¡Ah, si yo tuviera tanto oro!” – pensó el ricachón, y se fue al campo.

Allí vio a la cigüeña que estaba posada en la tierra. Se acercó cautelosamente a ella y en el momento oportuno le golpeó la pata. Hecho esto, la asió y se la llevó a su casa para curarla. Después de unos días el pájaro se recuperó y se marchó volando.

Cada día el ricachón salía al campo y esperaba a la cigüeña. Un día apareció volando sobre el campo, maravillosa, la cigüeña, y le tiró tres semillas, que el ricachón se apresuró a plantar.

Cuando las sandías maduraron, el ricachón invitó a todos sus parientes a su casa. En cuanto golpeó la sandía, su corteza se agrietó, se rompió y de dentro de la sandía salieron abejorros tan grandes como nueces, que se pusieron de inmediato a picar al ricachón y a sus parientes. Todos tenían las mejillas inflamadas, los ojos cubiertos y los labios hinchados.

Y el pobre vivía como en Jauja y se reía del ricachón envidioso.

 

Versión de Hilola Ruziyeva

Sumalak, la comida de los ángeles

El sumalak es una comida tradicional de Asia Central, que se prepara para la celebración del Navruz. Tiene varios nombres: sumalak en uzbeco, sumolok en kirguís y samanu en persa. El sumalak es una pasta dulce que se prepara a base de brotes de trigo y que se cuece en una gran olla con aceite de algodón y harina durante 20 o 24 horas. También se le agregan unas piedrecitas para que no se queme durante su cocción. El trigo es remojado y preparado durante varios días y todo el proceso dura una semana.

sumalek ratita

Mujeres preparando el tradicional sumalak en Tashkent

Tradicionalmente, la cocción final se extiende desde la noche hasta el amanecer cuando se realiza una fiesta exclusiva de las mujeres. La fiesta se llena de alegría y risas, música y canciones relacionadas con la festividad del Navruz. Se considera que el sumalak debe prepararse con danzas, músicas y alegría. También se dice que esta comida colma a las personas con mucha fuerza física y espiritual. Existen algunas supersticiones relacionadas con el sumalak. Si en tu plato cae una de las piedrecitas del sumalak, significa que tendrás suerte durante todo el año. Si los estudiantes llevan esas piedras en sus carteras, obtendrán buenas notas en sus estudios. Durante la preparación del sumalak, la gente lo remueve en su gran olla por turnos mientras pide sus deseos íntimos, y estos se cumplen. Según una leyenda una viuda pobre tenía dos niños de nombre Hasan y Husan. Eran tan pobres que les faltaban incluso alimentos para comer. A pesar de los cuidados de su madre, los niños no tenían con qué calmar su hambre. Un día la madre desesperada quiso alimentar a sus pequeños. Fue a la cocina y puso una olla con agua al horno para tratar de preparar algo que pudieran llevarse a la boca. Trajo del campo brotes del trigo, unas pocas verduras y lo puso todo en una olla. También añadió los restos de harina. Ya era la noche y los niños agotados de jugar y con el estómago vacío, se quedaron dormidos. Mientras tanto la madre no paraba de revolver el puchero mientras oraba a Dios: “Oh, Dios mío, quiero pedirte que cuides y protejas a mis hijos, ¡danos tus bendiciones!”. Ya de madrugada la mujer se quedó dormida. En aquel momento del cielo bajaron siete ángeles para terminar la cocción de la comida. sumalak Por la mañana la madre y sus niños se despertaron por el dulce olor que provenía de la olla. La madre la destapó y todos se lanzaron a probar lo que había dentro. Era un pasta riquísima. Entonces Hasan y Husan preguntaron a su madre qué comida era aquella. La mujer contestó que esa era la comida de los ángeles y que se llamaría sermalak, que significa “la comida de siete ángeles”. Desde aquel momento cada año en primavera aquella madre preparaba esta comida divina. Autora: Nozima Begaliyeva

¡Feliz Navruz!

Navruz celebrations in Uzbekistan

Foto de Anvar Ilyasov

Cada primavera, el 21 marzo en Uzbekistán celebramos la fiesta del Navruz. El Navruz es una fiesta milenaria de todos los pueblos orientales. Muchos pueblos que conquistaron estas tierras (macedonios, árabes, mongoles y rusos) quisieron acabar con esta fiesta, pero no pudieron hacerlo.  Porque el Navruz no es una fiesta más, representa el renacimiento de la naturaleza después del invierno, así como el equinoccio de primavera, ya que el 21 marzo el día y la noche duran igual. 

La palabra Navruz proviene del persa. Nav significa “nuevo” y ruz “día”, de modo que Navruz significa “El día nuevo”. En la primavera toda la naturaleza se despierta y toma un color verde, hace buen tiempo y hace sol. Por eso todo el mundo es feliz y alegre, y esa es la razón por la que el Navruz es nuestro “Año Nuevo”.

navruzzz

Jóvenes uzbecas durante el Navruz con los tradicionales brotes de trigo, símbolo del renacimiento de la naturaleza

Antes y después de esta fiesta todo el mundo limpia sus casas y sus calles, y ayuda a las personas mayores. En 21 de marzo la gente prepara en grandes ollas el sumalak. El sumalak es el rey entre las comidas típicas de Navruz. Se trata de una comida dulce que se prepara con trigo, harina, aceite y agua durante todo un día. Además los hombres preparan el palov y las mujeres las comidas nacionales. Casi todas las comidas son de hierbas aromáticas, porque sólo en la primavera hay muchos tipos de hierbas.

Durante la fiesta los jóvenes juegan a juegos nacionales como la equitación, la lucha uzbeca, la lucha de ovejas y de gallos. Y en todos los lugares tienen lugar actuaciones con bailes y canciones.

Todo el mundo se viste con los trajes nacionales y se ayudan unos a otros. En este día nadie puede molestarse, ponerse nervioso o enfadarse. Cada persona puede ayudar como quiera y cuanto quiera. Esto pudiera parecer algo sin importancia, pero significa que todos las personas tienen un corazón grande. ¡Feliz Navruz!

Autora: Xusnora Ro’ziyeva

Bienvenidos a Uzbekistán

Bienvenidos a Uzbekistán, oasis de paz. Una tierra donde convergen la historia antigua y la cultura moderna. Una tierra con más de veinticinco años de historia, un país y una comunidad histórica diferentes y maravillosos.

bukhara-autumn1

Uzbekistán alberga ciudades con centenares de monumentos arquitectónicos memorables. Samarcanda, Bujará, Jiva, Shakhrizabs, Termez, Kokand… ciudades que fueron en tiempos centros mundiales de la ciencia y el arte. En ellas, grandes arquitectos crearon asombrosos palacios, mezquitas y mausoleos. La Ruta de la Seda, uno de los logros más significativos de la historia de la civilización mundial, también pasó entre algunas de estas ciudades.

Además Uzbekistán es célebre por su tradicional hospitalidad, profundamente arraigada en sus gentes; sus costumbres locales específicas y su exquisita comida, elementos que hacen del país un destino muy atractivo para los viajeros de todo el mundo.

Bunyodkor_stadium1

Uzbekistán es un joven estado independiente de Asia Central. Después del derrumbamiento de la URSS, la República de Uzbekistán eligió la vía democrática y lanzó reformas de desarrollo económico para inscribir al país en la comunidad internacional como miembro de pleno derecho.

Coordenadas geográficas: 41 00 N, 64 00 E

Superficie: es de 447.400 km2 : tierra: 425.400 km2, agua: 22.000 km2

Fronteras: total: 6.221 km, países en la frontera: Afganistán 137 km, Kazajistán 2.203 km, Kirguistán 1.099 km, Tayikistán 1.161 km, Turkmenistán 1.621 km

Población: 29,394,200 (2011) hab.

Densidad de la poblacion: 65.7 hab./km²

Capital: Tashkent

Lengua: Uzbeko es la lengua del estado, ruso es la lengua de la comunicación internacional

Estructura: 12 regiones más la República autónoma de Karakalpakstán al oeste del país. 226 ciudades y distritos.

Religión mayoritaria: Islam tashkent snow

Zona horaria: GMT + 5 horas en invierno, + 4 horas en verano

Clima

El clima de Uzbekistán es extremadamente continental con una gran cantidad de días soleados. La temperatura mensual media en Enero llega a los -10ºCLos veranos son calientes y secos. La temperatura mensual media en Julio oscila entre 35ºC y 45ºC. Los otoños son bastante calientes y en esta estación las frutas y legumbres deliciosos se encuentran en abundancia en los numerosos bazares del país. La temperatura anual media es +13C.

Autor: Javohir Ilyasov

Uzpañoles

Esta bitácora nace fruto de la iniciativa de un grupo de estudiantes de Filología Hispánica de la Universidad Estatal de Lenguas del Mundo de Taskent y del lectorado AECID en la capital uzbeka. El objetivo es doble: en primer lugar, dar a conocer al público hispanohablante las maravillas de este fabuloso país centroasiático. Por otra parte esperamos que este espacio se convierta en una casa común para todas aquellas personas uzbekas que aman esta lengua y sienten la necesidad de expresarse en español.

¡Bienvenid@s!      Xush kelibsiz!

amir temur